Mi nuevo TFT (al fin)

Sony HS95
Desde la navi­dad del año pasado llevo pos­po­niendo com­prar un moni­tor TFT (pos­po­niendo = com­prando video­con­so­las y jue­gos en su lugar), pero este año tenía dinero aho­rrado y el mar­tes decidí ir a Media Markt y pillarme uno. Lle­gué con Jorge media hora antes de que cerra­ran y empecé a mirar todos los moni­to­res y a dudar entre unos y otros, a recor­dar todo lo que había leído sobre pane­les, tiem­pos de res­puesta, etc. y a hacer lis­tas men­ta­les de pros y con­tras hasta que empe­za­ron a sonar los avi­sos de que cerra­ban. Enton­ces cogí uno SONY de 19″ de esos bri­llan­tes y fui a la caja y lo pagué (319€). Recuerdo que al salir le dije a Jorge “¿Ves? Tengo deci­sión, he venido, he ele­gido un moni­tor y lo he com­prado”. De todas for­mas, antes de pagar pre­gunté si lo podía cam­biar si no me gus­taba y me dije­ron que sin pro­blema en 15 días.

Los que me cono­cen sabrán que no soy lo que podría­mos lla­mar una per­sona “deci­dida, resuelta y con las ideas cla­ras”. En cuanto lo usé como 10 minu­tos empecé a pen­sar que era muy caro para ser de 19″, que refle­jaba mucho cuando estaba oscuro, que era 4:3 y el futuro es pano­rá­mico, que la visión humana es pano­rá­mica, que SONY va a dejar de fabri­car TFTs… La cues­tión es que a mí me gus­taba como se veía, pero no tenía la sen­sa­ción de haber ele­gido el moni­tor correcto.

La idea que saqué de todo es que tenía que cam­biar urgen­te­mente el moni­tor pero como de los que que­da­ban en el Media Markt no me gus­taba mucho nin­guno fui con Jorge el miér­co­les por la tarde al otro Media Markt (el de Alcalá de Gua­daira). Lle­gué y dije que lo que­ría cam­biar, una chica me aten­dió y lo revisó y ya está. Me dijo que cogiese otro y pasara por la caja y que ya me darían la dife­ren­cia. Volví a mirar y remi­rar todos los moni­to­res de allí (había unos cuan­tos más y más bara­tos) y al final elegí un Sam­sung de 20″ pivo­ta­ble (nos encantó lo de pivo­tarlo y eso) no pano­rá­mico sin verlo encen­dido que venía con un kit de lim­pieza y todo. Estaba bas­tante ilu­sio­nada con mi com­pra, así que me devol­vie­ron la dife­ren­cia (cos­taba 299€) y me fui.

Cuando lle­gué y lo enchufé me llevé la pri­mera pequeña desilu­sión: no podía ponerlo a la reso­lu­ción nativa en Linux. Des­pués de mirar en algu­nos sitios lo arre­glé (aun­que lo de pivo­tar tam­poco fun­cio­naba y no lo lle­gué a arre­glar) y me puse a usarlo. Las letras de cual­quier tipo se veían espan­to­sas, con todos los bor­des difu­mi­na­dos. Bus­qué por foros y sólo encon­tré cosas malas de ese moni­tor. El bri­llante de SONY del día ante­rior se veía mucho mejor aun­que refle­jara. Con­clu­sión: cam­biar de nuevo el moni­tor. Por cierto, emba­lar y des­em­ba­lar moni­to­res es una tarea bas­tante lenta y molesta.

Me dirijí de nuevo al Media Markt de Alcalá con el TFT y con Jorge (que creo que ya empe­zaba a har­tarse un poco, no entiendo por qué) y en aten­ción al cliente me vol­vió a aten­der la misma chica del día ante­rior que, des­gra­cia­da­mente, me recor­daba. Ahora ya me empezó a hacer pre­gun­tas, se fue y vol­vió con otro tipo que me hizo más pre­gun­tas. Empe­za­ron a revi­sar todo, el número de serie del moni­tor, el de la caja, el kit de lim­pieza (que ni siquiera abrí) y a hablar entre ellos. Tam­bién me hicie­ron pre­gun­tas sobre el que había cam­biado el día ante­rior. Supongo que sos­pe­cha­ban que nos traía­mos algo raro con los moni­to­res, como que­dar­nos con una pequeña pieza de cada uno o algo así. En fin, al final con­se­guí mi ticket de devo­lu­ción, volví al inte­rior de la tienda y des­pués de dudar (mucho) y hacer­les cam­biar la peli de Matrix que tenían puesta en todos los moni­to­res por diver­sas cosas volví a coger un SONY de 19″ bri­llante dife­rente del pri­mero (¡¡pero más barato, eh!!, 279€). Me die­ron la dife­ren­cia y un mon­tón de pape­les gra­pa­dos que no he leído pero que supongo que ponen que soy una cam­bia­dora com­pul­siva o algo similar.

Ahora estoy escri­biendo desde mi defi­ni­tivo moni­tor, que aun­que tuviese un pixel muerto en mitad de la pan­ta­lla, duda­ría en ir a devolver.

4 comentarios en Mi nuevo TFT (al fin)

  1. Jorge dice:

    Ha sido muy diver­tido ir al Media Markt 3 veces.

    La pri­mera vez íba­mos con el moni­tor que había deci­dido hacia la caja (el método de deci­sión con­siste en ir alter­nando de moni­tor hasta que cie­rran el sitio, algo así como la patata caliente), pero justo antes de irnos, vi el de pan­ta­lla bri­llante y le dije ¿seguro que no quie­res el bri­llante? y lo cam­bió por 34ª vez.

    La segunda vez que fui­mos fue algo pare­cido, ya había deci­dido que­darse con el mismo que vió el día ante­rior hasta que pasa­mos al lado de un Sam­sung (apa­gado, des­co­no­cido, y del que no sabia­mos nada) que nos lle­va­mos.
    Al vol­ver me equi­vo­qué de camino y me metí por un camino pri­vado de cabras que tras 5km no tenía salida.

    El ter­cer día fue muy tran­quilo, aparte de que nos mira­sen raro, y car­gar durante 20 minu­tos un moni­tor de 9kg \“por­que solo que­da­ban 2 y se podían ter­mi­nar\”, lo com­pró. Y parece que se ve bien y es bas­tante bonito.

    He apren­dido a emba­lar moni­to­res de 3 mane­ras dife­ren­tes. :D

  2. adobo dice:

    Diossss XDD

    ¡Eso es deci­sión! A mí hoy me dio tela de cosa dar de baja una tar­jeta en el banco (por desuso), así que ima­gino vues­tras caras des­pués de lle­var a des­cam­biar 2 moni­to­res. Pero como el que paga manda tenías toda la razón del mundo para cambiarlo :)

    Ahora a dis­fru­tar el monitorazo.

    Y a invi­tar a Jorge a algo, aun­que creo que no vol­verá a ir al Media Markt en bas­tante tiempo :P

  3. Pingback: Oveja -- Otro weblog ovino. » » Mi habitación

  4. Pingback: De dos en dos | Rosapolis