Circo in extremis: Circa!

En Madrid pasa como en Lon­dres, siem­pre hay muchí­si­mas más cosas chu­lis para hacer y sitios a los que ir que tiempo y dis­po­ni­bi­li­dad, da igual el día o la hora que sea. Hace poco vi en la página de fans de Face­book de Rosa Mon­tero una reco­men­da­ción bas­tante vehe­mente de la autora sobre el espec­táculo Circa que está ahora mismo en Madrid, en el circo Price. El Tea­tro Circo Price es una espe­cie de mez­cla entre tea­tro y circo chu­lí­simo en el que hacen espec­tácu­los cir­cen­ses poco con­ven­cio­na­les y tam­bién tie­nen talle­res y cur­sos de circo. Está cerca de Lava­piés, al lado del metro de Emba­ja­do­res. Tenía ganas de verlo por den­tro desde que me enteré de su existencia.

C!RCA

En cuanto a lo de Circa, a mí me encanta eso de las acro­ba­cias fli­pan­tes así que en cuanto lo leí com­pré 2 entra­das. Fui­mos el domingo y efec­ti­va­mente, es increí­ble y espec­ta­cu­lar. Tal y como lo des­cri­ben en el programa:

80 minu­tos acro­bá­ti­cos e inten­sos de un tra­bajo donde no hay dra­ma­tur­gia ni juego teatral

El grupo Circa está com­puesto por 3 chi­cas y 4 chi­cos de Aus­tra­lia, que hacen acro­ba­cias tan espec­ta­cu­la­res como las del Circo del Sol. De hecho des­ta­can más por­que no hay nin­guna para­fer­na­lia alre­de­dor, sólo ellos con sus súper pode­res y tal vez un tra­pe­cio o un banco. Para alguien como yo, que cuando tenía 10 años estuve 3 sema­nas con un colla­rín y un esguince cer­vi­cal des­pués de que el maes­tro de edu­ca­ción física me obli­gase a dar una vol­te­reta en el suelo, o que no me subía ni a tobo­ga­nes ni a colum­pios por­que me daban miedo, los núme­ros de Circa son incluso más alucinantes.

Circa en Teatro Circo Price

Hace poco me leí un artículo muy entre­te­nido en Redes para la Cien­cia sobre las leyes de la física que son vul­ne­ra­das por los super­hé­roes. Ana­li­za­ban a 10 super­hé­roes, entre ellos a Reed Richards, Mr. Fan­tas­tic. Este tío se puede defor­mar y esti­rar a volun­tad, y en el artículo dicen lo único remo­ta­mente pare­cido a esa habi­li­dad en el mundo real es el sín­drome de Ehlers-Danlos. Creo que el autor del artículo debe­ría cono­cer a los inte­gran­tes de Circa y luego replanteárselo :)

Un comentario en Circo in extremis: Circa!

  1. Pingback: Mi resumen tardío del 2012 | Rosapolis