#TuentiChallenge3

Ya ha ter­mi­nado la ter­cera edi­ción de nues­tro par­ti­cu­lar cha­llenge. Cuando empe­za­mos a pre­pa­rarlo hace unos meses yo tenía bas­tan­tes dudas sobre si sal­dría bien, si sería decep­cio­nante com­pa­rado con los dos ante­rio­res… Com­pa­ñe­ros que habían sido clave en años ante­rio­res ya no esta­ban y yo había here­dado, por así decirlo, la batuta de organizador.

Y ahora, cuando la final con bar­ba­coa, fiesta y vier­nes de reunio­nes y entrega de pre­mios con resaca ya han pasado, pode­mos afir­mar que ha sido una expe­rien­cia genial. No sólo ha salido todo media­na­mente bien, si no que me ha devuelto gran parte de la moti­va­ción y la ilu­sión en lo que al tra­bajo se refiere. Tam­bién ha ser­vido para recor­dar por qué estoy tan orgu­llosa de tra­ba­jar aquí y la suerte (y el honor) que es hacerlo junto a unos com­pa­ñe­ros como los míos. Este año más gente ha cola­bo­rado poniendo pro­ble­mas que molan un mon­tón y pro­bán­do­los para que todo saliera más o menos bien.

La semana del con­curso (del 29 de abril al 7 de mayo) fue un estrés en la que, con la ines­ti­ma­ble ayuda de Jorge, hice de sysad­min, sup­port y com­mu­nity mana­ger las 24h. A pesar de las cosi­llas malas ha mere­cido total­mente la pena. Para quien tenga ganas de echar­les un vis­tazo a los pro­ble­mas de esta edi­ción e incluso inten­tar­los, están dis­po­ni­bles por aquí. Hay uno con claro sello ovino, algu­nos de segu­ri­dad muy diver­ti­dos y uno en con­creto que supera todas las acep­cio­nes de la pala­bra awe­some.

Comments are closed.