La lluvia en Berlín…

no es una mara­vi­lla, pre­ci­sa­mente. Sobre todo si subes al avión en el soleado Madrid, con gran­des pla­nes de alqui­ler de bicis y visi­tas a bier­gar­tens, para apa­re­cer en medio de una tromba de agua acom­pa­ñada de rayos, true­nos y mucho frío. La depre­sión es casi imme­diata. Varias horas más tarde, tras una buena dosis de comida coreana súper rica, un paseo por Prenz­berg y Scheu­nen­vier­tel y una visita a Hackes­che Höfe (el sitio que más me gustó en mi ante­rior visita) la cosa mejora. Y aun más si te encuen­tras por casua­li­dad con un anti­guo com­pa­ñero de la uni al que no habías visto en años y que casi ni recor­da­bas que ahora estaba en Ale­ma­nia, y lo acom­pa­ñas de medio litro de cual­quier cer­veza ale­mana, un bote­llín de Club-Mate y una Fritz-Kola. Ber­lin, wir lie­ben dich!

Hackesche Höfe
Graffitis en Hackesche Höfe

Bicis y graf­fi­tis por Hackes­che Höfe

El vier­nes nos vini­mos a Ber­lín para asis­tir a la Buzz­words Con­fe­rence, que empieza mañana en la über cool Kul­tur­braue­rei. Yo ya estuve unos días haciendo cosas turís­ti­cas típi­cas hace unos cuan­tos años, cuando mi cri­te­rio y mi fana­tismo por las ciu­da­des y por des­cu­brir sitios toda­vía no había sido ali­men­tado con dos años en Lon­dres y casi otros tan­tos en Madrid. Jorge no había venido nunca, así que hemos hecho algu­nas de las cosas turís­ti­cas pero tam­bién hemos visto sitios más escondidos.

Club-Mate
Flores en Kollwitzstraße

Club-Mate en el anti­guo Cafe Kino y flo­res de domingo en Koll­witzs­traße

Para estar cerca de donde se cele­bra la Buzz­words nos alo­ja­mos en Prenz­lauer Berg, por lo que hemos explo­rado un poco más esa zona. Koll­witz­platz sigue siendo igual o incluso más guay que hace 5 años, aun­que bajo la llu­via y el viento pierde bas­tante. En este barrio la selec­ción de cafés, tien­das, res­tau­ran­tes y pla­zas chu­lis por metro cua­drado es tal vez un poco apa­bu­llante para tan pocos días, pero si alguna vez me mudase a Ber­lín creo que ya sé donde me gus­ta­ría tener el piso.

Computerspielemuseum

Com­pu­ters­pie­le­mu­seum

Ade­más, hemos desa­fiado a los ele­men­tos cami­nando bas­tante rato por la zona de Frie­dri­chs­hain. En nues­tro viaje estaba incluida la obli­gada visita a la East Side Gallery pero tam­bién al pequeño Museo de los Video­jue­gos situado en la impo­nente reli­quia de la DDR que es la Karl-Marx-Alee. Por Frie­dri­chs­chain está tam­bién un hotel cuyo café, carta de bebi­das (The Book of Booze) y deco­ra­ción gene­ral bien mere­cen una visita, el Michel­ber­ger. Allí fue donde probé pre­ci­sa­mente mi cer­veza favo­rita hasta ahora, la Maisel’s Weisse Dun­kel. Estoy inten­tando pro­bar cada vez una dife­rente, sobre todo teniendo en cuenta que la uni­dad mínima parece ser siem­pre el medio litro.

Michelbelger Hotel
Michelbelger Hotel

Barra y una pared del patio en Michel­ber­ger Hotel

Algu­nos luga­res muy reco­men­da­bles, la mayo­ría encon­tra­dos gra­cias a la genial Pocket Ber­lín de Lonely Pla­net:

  • Yam­Yam, café-restaurante coreano. Alte Schön­hau­ser Straße 6, 10119 Ber­lin (Mitte)
  • Cafe Cinema, anti­guo Cafe Kino, en Hackes­che Höfe. Rosent­ha­ler Straße 39, 10178 Ber­lin (Mitte)
  • W der Imbiss, piz­zas en naan. Kas­ta­nie­na­llee 49, 10119 Ber­lin (Prenz­lauer Berg)
  • Anna Blume, hasta arriba los domin­gos para el desayuno/brunch. Koll­witzs­traße 83, 10435 Ber­lin (Prenz­lauer Berg)
  • Com­pu­ters­pie­le­mu­seum (Museo de los Video­jue­gos). Karl-Marx-Allee 93a,
    10243 Ber­lin (Frie­dri­chs­hain). Abierto todos los días excepto los mar­tes, de 10h a 20h.
  • Michel­ber­ger Hotel, con un café chu­lí­simo al lado de la East Side Gallery. Wars­chauer Straße 39/40, 10243 Ber­lin (Friedrichshain)

Más fotos de este viaje a Ber­lín por aquí.

Comments are closed.