La locura de septiembre

Durante el mes de agosto Madrid se dis­fraza de ciu­dad nor­mal. Cie­rran algu­nos sitios, otros redu­cen sus hora­rios y el número de pla­nes durante los fines de semana se vuelve más mane­ja­ble, per­mi­tiendo incluso no tener que sacri­fi­car even­tos chu­los por­que hay tan­tos que siem­pre se sola­pan entre sí. Tam­bién la can­ti­dad de gente por la calle deja de ser tan ago­biante y sitios súper popu­la­res dejan de tener colas kilo­mé­tri­cas en la puerta.

Agua de Madrid

Agua de Madrid, con cava y licor del Madroño, en La Latina

Sin embargo, todo eso es en la super­fi­cie, para des­pis­tar y que per­so­nas como yo se con­fíen y aco­mo­den. Mien­tras tanto en el inte­rior se va inflando una espe­cie de globo gigante de even­tos, noti­cias y nue­vas aper­tu­ras que ter­mina explo­tando con la excusa de la vuelta al cole y pro­voca una sobre­do­sis tan abru­ma­dora de cosas para hacer y sitios que visi­tar, que ter­mina incluso estre­sando. Pero en este caso lo de sarna con gusto no pica es ver­dad y no un sim­ple truco de auto­en­gaño. Lo peor, sin duda, es tener que ele­gir pla­nes y renun­ciar a otros que pin­tan genial.

¡Al mer­cado!

Han vuelto todos los mer­ca­di­llos que nor­mal­mente se toman un des­canso en verano. Cada fin de semana hay al menos 3 o 4 de dis­tin­tas temá­ti­cas. Entre ellos tal vez des­taca el más famoso de cosas de segunda mano y mobi­lia­rio vin­tage: el Mer­cado de Moto­res, que ha cam­biado de ubi­ca­ción, de la Nave de Moto­res del metro de Madrid a la que creo que debe su nom­bre, a una igual­mente apro­piada: el Museo del Ferro­ca­rril de Deli­cias. Ahora es más grande, con más cosas entre­te­ni­das y un poco más pare­cido a los mer­ca­di­llos de Lon­dres, sobre todo en la zona de comida. Y los tre­nes del museo cons­ti­tu­yen un buen deco­rado para todos los cui­da­dos pues­tos lle­nos de mue­bles, ropa y acce­so­rios vintage.

Mercado de motores
Mercado de motores

Máqui­nas, bro­chas y gafas y las paja­ri­tas de zmbrn’o

Deco­rac­ción

Hace una semana se cele­bró Deco­rac­ción 2013, que me sor­pren­dió muchí­simo. Es un evento en el que deco­ra­do­res, anti­cua­rios y artis­tas toman las calles del barrio de Las Letras para mon­tar una pasada de ins­ta­la­cio­nes (se pue­den ver todas aquí). Tam­bién había tien­das y res­tau­ran­tes pop-up en Media­lab Prado y un mer­ca­di­llo de anti­cua­rios que ocu­paba unas cuan­tas calles y que era como una ver­sión pequeña de Por­to­be­llo Road, mucho más bonita. Es una pena que fuese tan difí­cil hacer fotos por la can­ti­dad de gente que había. El año pasado ya habían hecho Deco­rac­ción 2012, pero fue una edi­ción mucho más modesta en un fin de semana en el que estuvo llo­viendo. Este año ha molado mil.

Decoracción 2013
Decoracción 2013

Algu­nos pues­tos por las calle San Pedro, Que­vedo y Cer­van­tes

Inves­ti­ga­do­res y TEDx Madrid

El vier­nes fue la Noche de los Inves­ti­ga­do­res, algo en lo que par­ti­ci­pa­mos con nues­tra pro­pia historia/challenge en el Espa­cio Fun­da­ción Tele­fó­nica. Más curro fuera del hora­rio habi­tual de tra­bajo pero que al final mere­ció la pena por­que salió todo bas­tante bien, con entre­vista de la tele incluida.

Y final­mente, este sábado tocaba el TEDx Madrid. No estaba muy segura sobre asis­tir o no por­que mirando el pro­grama muchas de las char­las no me intere­sa­ban real­mente y mi estado de salud no es el idó­neo para pasar 10 horas en unas con­fe­ren­cias. Pero me gus­taba la gente que se apun­taba de mi tra­bajo, el sitio donde se cele­braba y otras cosi­tas de la orga­ni­za­ción (Mata­dero Madrid, cate­ring de Oli­via te Cuida, bol­sas hechas nada menos que por peSeta…). Y la ver­dad es que no me arre­piento nada de haber ido, a pesar de que que más o menos la mitad de las char­las no me gus­ta­ron dema­siado y que hubo dos que incluso odié. Pero mere­ció mucho la pena por las dos o tres que me encan­ta­ron, la Unles­son en la que me hice unos ban­de­ri­nes de reta­les cor­te­sía de peSeta, por vol­ver a pro­bar las cosi­tas ricas de Oli­via (unas con­fe­ren­cias en las que te dan para comer cevi­che y ensa­la­das de bro­tes y cala­baza asada con almen­dras y beren­je­nas con gra­nada… ^^) y por oir una tromba de agua gol­pear el techo de la nave 16 en la que se fue la luz. Si el año que viene estoy por aquí, espero repetir.

TEDx Madrid 2013
TEDx Madrid 2013

El car­tel de la unles­son y el público al comienzo

Ade­más de todo eso, por si que­daba algo de tiempo, hay anti­guos com­pa­ñe­ros que vie­nen de visita desde sus fríos paí­ses de resi­den­cia, Hack Me Ups, even­tos exclu­si­vos gra­cias a mi nuevo club de elite y lo real­mente triste, muchas fies­tas de des­pe­dida. Sep­tiem­bre es un mes de cam­bios y de empe­zar cosas nue­vas así que toca decir adiós a todos los que deci­den empren­der nue­vas aven­tu­ras a mi alre­de­dor, que des­afor­tu­na­da­mente son muchos.

Y bueno, mirando como está ya mi agenda de repleta, parece que octu­bre viene incluso más car­gado. Vea­mos en qué queda :)

Comments are closed.