A la tercera va la vencida

Un breve inciso en vues­tras vidas y mi aje­treada exis­ten­cia para infor­mar de que, des­pués de muchos ner­vios, sudor e incluso lágri­mas, un exa­mi­na­dor borde y cabrón ha mar­cado por error la casi­lla de Apto en mi ficha del exa­men prác­tico de conducir.

Mhahahahaha!!!!

Desñoñización

Vengo refle­xio­nando esta última semana sobre el aire ñoño que emana este blog y es algo que no me gusta dema­siado. Es cierto que desde hace un par de años mi per­so­na­li­dad cam­bió a ser un poco (bas­tante en oca­sio­nes) ñoña, pero ha lle­gado el momento de un nuevo cam­bio hacia la madu­rez. Puede que tenga que qui­tar a la oveja de la cabe­cera y los tonos rosas del tema. Es triste por­que es mi pri­mer dibujo con el Gimp, pero hay que ser dura. Aun­que… ¿real­mente la oveja de la cabe­cera es ñoña? ¿No tiene un aire refle­xivo y con­tem­pla­tivo, como de vuelta de todo? Y en cuanto a los colo­res del tema, ¿no son en el fondo un home­naje a mi nom­bre, un reflejo de mi ego?

Creo que lo dejaré todo tal como está, escri­biré cosas no ñoñas y cam­biaré mi per­so­na­li­dad (aun­que lo de ves­tirme de princesa/hada en Car­na­val sigue en pie, Miguel).

Pro­meto vol­ver en breve con posts más lar­gos y con más sus­tan­cia que las cho­rra­das éstas.

The Queen of Dance Floor

La vida real (léase exá­me­nes y tra­ba­jos de febrero) me man­tiene muy ocu­pada estos días, pero que­ría ense­ña­ros mis dos últi­mos rega­li­tos de reyes, por cor­te­sía de Juanjo, que parece que aca­para esta sección.

El pri­mero está des­ti­nado a amar­gar la vida de los veci­nos de abajo, sobre todo teniendo en cuenta lo que somos capa­ces de viciar­nos en mi piso cuando hay alguna ton­te­ría nueva como ésta:

Alfombrillas de dance dance revolution

Ver­nos a Juanjo y a mí bai­lando “You Sexy Thing” de Hot Cho­co­late en las cosas esas es algo que nadie se puede perder.

El otro regalo viene a engro­sar el mon­tón de cosas fri­kis que acu­mulo por las estan­te­rías de mi cuarto.

Mario por delante

Mario por detrás

Ah, y tam­bién está hecho a mano. Se ve que Juanjo era un asi­duo de Art Attack! y de Bri­co­ma­nía y ahora cana­liza su crea­ti­vi­dad en rega­li­tos y en arre­glar la cis­terna y todo lo que Catie des­troza de nues­tro piso.

El curioso incidente del perro a media noche

El curioso incidente del perro a medianoche

Voy a empe­zar lo de mi pro­pó­sito de los libros con este libro, que me han traído los reyes hoy y he leído esta tarde. Es un libro corto y que se lee muy deprisa. Me ha gus­tado bas­tante, pero en vez de hacer una crí­tica yo voy a enla­zar la crí­tica que hizo hace bas­tante tiempo Remo de CPI y que fue la que me animó a incluir este libro en mi carta a los reyes de este año.

Cuando leo un libro en un día es por­que he pasado un buen rato seguido leyendo y metida en el libro. Eso hace que cuando lo ter­mine o cuando deje de leer mis pen­sa­mien­tos, que nor­mal­mente sue­nan en mi cabeza en el modo en que yo hablo, empie­cen a sonar en el estilo en el que está escrito el libro. No sé si a alguien más le pasa, pero es muy curioso. Al ter­mi­nar este libro hoy, empecé a pen­sar cosas como “Voy a la cocina, cojo 2 man­da­ri­nas, cojo 1 mag­da­lena de una bolsa en la que hay 5 mag­da­le­nas. Coloco todo en un plato. No me gusta el ruido que hacen los pla­tos al cho­car con­tra la enci­mera de la cocina, así que lo coloco encima de un trapo”. Si leéis el libro enten­de­réis un poco el por­qué. Y claro, yo nor­mal­mente, cojo las man­da­ri­nas y la mag­da­lena y no pienso todas esas cosas ni de ese modo. Ese efecto en mi forma de pen­sar me suele durar un par de días, depen­diendo del impacto que tenga el estilo del libro en mí. Cuando leí Wilt no se aclara, de Tom Sharpe en un día y medio me quedé medio trans­tor­nada (si hay algún admi­ra­dor de Tom Sharpe entre los “leyen­tes” me comprenderá).

Como no tengo aquí mi agenda que es donde apunto los libros que leo, voy a dejar aquí ano­ta­dos los datos de éste para copiar­los cuando vuelva mañana a Sevi­lla (son los datos que apunto de cada libro, por­que en mi agenda vie­nen colum­nas para esos datos en las pági­nas de libros):

  • Mark Haddon
  • Edi­to­rial Sala­man­dra, colec­ción Quinteto
  • 268 páginas

Aún me queda mucho por per­fec­cio­nar de mis crí­ti­cas de libros, com­pa­rán­dome con CPI, pero ya me iré superando y mejo­rando poco a poco.

Año nuevo…

blog muti­lado. He deci­dido borrar todas las entra­das anti­guas de este blog por­que no me gus­tan, por­que son de hace más de un año y por­que sí. Si a alguien le intere­san por algún oscuro motivo feti­chista, se pue­den encon­trar todas aquí, sólo hasta que el señor F2o se harte y borre la anti­gua Oveja.

Apro­ve­cho tam­bién este post para hablar de mis pro­pó­si­tos de año nuevo, que son más o menos los siguientes:

  • Inten­tar diver­tirme más y dejar de ago­biarme tanto por la carrera y por lo que piensa todo el mundo (esto me lo pro­pongo año tras año).
  • No aban­do­nar el blog y aña­dirle las sec­cio­nes que le fal­tan y que tengo en mente.
  • Esta es la ver­sión 2.0 de un pro­pó­sito de curso nuevo (sí, hago eso en sep­tiem­bre, qué pasa) que era recu­pe­rar del todo mi hábito lec­tor: escri­bir por aquí cosi­tas de los libros que voy leyendo en plan crí­tica lite­ra­ria per­so­nal (de momento sólo apunto los libros que leo en mi agenda, sin comen­ta­rios ni nada).
  • Tar­dar mucho menos en res­pon­der a las car­tas de Miguel (¿cómo, aún no te ha lle­gado? Éstos de correos… ^^)

¿Alguno de voso­tros tiene pro­pó­si­tos de año nuevo que quiera contar?

Pastafarismo y Space Invaders

Voy a inagu­rar la nueva cate­go­ría de rega­li­tos con dos cosi­tas chu­lí­si­mas que me ha rega­lado Juanjo esta navi­dad y que ha hecho él mismo.

Monstruo del spaguetti volador

¿A que mola, eh? Está super currado ade­más, con lana alre­de­dor de los alam­bres y sus albón­di­gas de cor­cho y todo xD. Los que no sepan lo que es esa espe­cie de bicho ama­ri­llo que se den una vuelta por aquí: Igle­sia del mons­truo del spa­guetti vola­dor y deci­dan si quie­ren cam­biar de reli­gión, si es que ya tie­nen una. Yo no estaba del todo con­ven­cida a con­ver­tirme al pas­ta­fa­rismo, pero teniendo aquí una ima­gen del mis­mí­simo ya no me queda nin­guna duda.

Imanes space invaders

Y esos dos bichi­tos del Space Inva­ders son ima­nes que están ahora en mi nevera, junto a la Oveja Libi­di­nosa, de la que ya pon­dré fotos +18.